Educaweb

Tipos de personalidad, ¿cómo crees que eres?

06/30/15 Mejorar competencias

¿Cómo soy en realidad? Esta es una cuestión que todos en algún momento nos hemos planteado. Conocerse a uno mismo no es fácil. Hasta cierto punto sabemos cómo nos comportamos, qué capacidades y habilidades nos caracterizan o cómo reaccionamos ante distintas circunstancias. Pero saber qué tipo de personalidad nos define es más complejo.

 Los distintos tipos de personalidad definen el modo de comportarse y de actuar de las personas

No te pierdas esta guía gratuita para saber cómo aprovechar tus habilidades:

Descarga la GUÍA GRATUITA sobre cómo conseguir un buen perfil profesional

Desde hace muchos años numerosos especialistas han escudriñado en la mente humana para averiguar los distintos tipos de personalidad que podemos tener los seres humanos. El objetivo es tener un mayor autoconocimiento; así podremos mejorar nuestras competencias, sacar partido de las capacidades y habilidades que poseemos, a la vez que podremos controlar y trabajar aquellas en las que no somos tan buenos.

Uno de los especialistas más reconocidos en el campo de la investigación de los tipos de personalidad es el psicólogo conductista de origen alemán Hans Jürgen Eysenck. Su teoría está fundamentada en la psicología y la genética. Para él, los distintos tipos de personalidad están determinados en gran medida por la herencia genética. Esto no significa que no valore la importancia e influencia de los hábitos aprendidos en la formación de la personalidad, solo es que se centra más en lo que está relacionado con el llamado temperamento. Es decir, con lo que es innato o natural a la persona.

 

Las dimensiones del temperamento

Según las principales investigaciones de Eysenck habría dos dimensiones de temperamento que definen los tipos de personalidad de los individuos: extroversión-introversión y neuroticismo. Estas son algunas de las principales características de cada una de ellas.

  • Extroversión-introversión. Para el psicólogo alemán en este grupo se encuentran las personas de mente resistente y que están más interesadas y volcadas en el exterior; es decir, a los que normalmente llamamos extrovertidos. Pero también están dentro de este grupo sus opuestos, los introvertidos, las personas de mente más sensible y que están más centrados en su interior.

Las hipótesis de Eysenck decían que los individuos son de una u otra forma según la capacidad de excitación o de inhibición de su cerebro. La excitación se entiende como un estado expectante, cuando estamos alerta, mientras que la inhibición respondería a un estado del cerebro de mayor relajación o incluso de bloqueo. Este último comportamiento se produce para protegernos ante una estimulación excesiva.

Esta distinción permite, por tanto, dibujar dos tipos de personalidad en función de sus intereses, cualidades y formas de comportarse.

Las personas extrovertidas son por lo general personas sociables, que les gusta estar en contacto con otras personas, es más, las necesitan para sentirse bien. Buscan los cambios, probar nuevas experiencias. Son gente optimista, empática, alegres, espontáneos e impulsivos. Tienen dotes de liderazgo, les gusta trabajar en equipo, son personas de acción que se arriesgan y dan una respuesta rápida. Pero también pueden resultar agresivos, bruscos y presentar poca tolerancia a las frustraciones.

Una de características de las personas extrovertidas es que ante una situación complicada o incluso traumática activan una parte de su cerebro que hace como un “borrado” de aquello que no les gusta. De este modo, siguen su vida sin mayor problema.

Por otro lado, los individuos con personalidad introvertida son personas que les gusta llevar una vida ordenada, tranquila, reposada. Controlan más sus sentimientos, se centran más en su interior y en un círculo pequeño de amigos. Huyen de las reuniones multitudinarias. En general, los altos niveles de estimulación les abruman. Necesitan sus momentos de soledad. Son personas más reflexivas que meditan sus acciones con calma, son concienzudos y buenos observadores. Estas características no quieren decir que sean tímidos o tengan miedos, solo es que son más reservados.

Otra de sus peculiaridades es que ante una situación traumática su cerebro no les protege lo suficientemente rápido, no se inhiben y lo recuerdan con todo lujo de detalles. Algo que influirá en su comportamiento posterior.

  • Neuroticismo. La otra dimensión que distingue Eysenck es el neuroticismo, a la que pertenecenlos individuos con personalidades más nerviosas y con tendencia a sentir ansiedad.

El psicólogo germano creía que todas las personas presentan cierto grado de neuroticismo. Es decir, que personas más estables emocionalmente también tienen rasgos de neuroticismo, lo que ocurre es que en algunos individuos el grado es más acusado de manera constante.

En estos casos, las personas se caracterizan por tener una personalidad más inestable, por presentar fuertes cambios de humor y por sentirse rápidamente inseguros. Todo esto les hace ser personas que se preocupan en exceso, que están en tensión casi continua y que son más susceptibles. También es característico de este tipo de personalidad tener una mayor tendencia a la timidez, a la tristeza y a tener baja autoestima o confianza en sí mismos. Pero no por eso hay que discriminar a nadie o hacerle pasar un mal rato a un compañero. Para ver si ésto sucede en tu trabajo, tenemos las principales características que debes tener en cuenta para identificarlo y evitarlo

 

Posts relacionados:

 

Puedes seguir aprendiendo sobre tu personalidad y cómo aprovecharla para hacer un perfil interesante con esta guía gratuita:

Guía gratuita: Cómo conseguir un buen perfil profesional