Educaweb

Tipos de inteligencia; ¿por qué no somos todos iguales?

04/09/15 Tener un buen perfil

¿Quién era más inteligente, Albert Einstein o Marlon Brando? El sentido común señala al primero como el paradigma de inteligencia, pero lo cierto es que el científico era tan incapaz de actuar o hacerse pasar por otro con convicción, como el segundo de enunciar grandes teorías abstractas. La pregunta es, por lo tanto, incorrecta. Cada uno, en su campo, era un genio. La explicación es que algunos tipos de inteligencia –hoy se diferencian hasta ocho distintos– están más desarrollados en unos individuos que en otros.

Los investigadores definen la inteligencia como "la capacidad de razonar, resolver problemas y aprender". Sí, es una definición muy general, pero es que son cada vez más los que se declaran partidarios de diferenciar entre varios tipos de inteligencia. Por eso todos somos, a la vez, parecidos pero muy distintos en nuestras capacidades de razonamiento y aprendizaje.

tipos de inteligencia

Si estás interesado en este tema, también te recomendamos esta guía gratuita "Claves para desarrollar la carrera profesional" que puedes descargarte de forma gratuita:

Descarga la GUÍA GRATUITA sobre cómo desarrollar tu carrera profesional

Howard Gardner fue el primero en hablar de varias inteligencias múltiples, bien diferenciadas pero relacionadas entre sí. Hasta la llegada de las ideas del psicólogo, investigador y profesor de Harvard, el pensamiento predominante era que el baremo para definir a alguien como inteligente era su éxito académico. Hoy contamos con innumerables ejemplos de malos estudiantes, e incluso personas sin apenas formación, con éxito en los negocios, el arte y la cultura o el deporte. ¿Cómo explicar sus logros?

De acuerdo con la teoría de las inteligencias múltiples, podemos diferenciar entre inteligencia lingüístico-verbal, inteligencia lógica-matemática, inteligencia espacial, inteligencia corporal cinestésica, inteligencia musical, inteligencia interpersonal, inteligencia intrapersonal e inteligencia naturalista. 

Tipos de inteligencia

Definimos a continuación, de forma breve, los diferentes tipos de inteligencia junto con el perfil profesional en el que más abunda cada una:

Inteligencia lingüístico-verbal

Es característica de los grandes oradores, como los políticos, pero también es común en escritores, poetas o cantantes. Las personas que la tienen más desarrollada poseen una habilidad especial para lectura, el habla, la escritura y la escucha activa de sus interlocutores.

Inteligencia lógica-matemática 

Matemáticos, economistas, ingenieros o científicos cuentan con una alta capacidad para el cálculo, las hipótesis, la abstracción o el razonamiento. En el modelo tradicional, era la inteligencia que más se tenía en cuenta, junto con la lingüístico-verbal, para establecer el Coeficiente Intelectual (CI). 

Inteligencia espacial 

Sobresale en arquitectos, diseñadores, pilotos, fotógrafos, directores de cine o artistas, entre otros. Pueden percibir con mucho detalle aspectos visuales, dibujar o crear imágenes mentales visuales. 

Inteligencia corporal cinestésica 

Los que más desarrollada la tienen poseen gran equilibrio, flexibilidad, coordinación ojo-mano y rapidez. Se da en individuos que suelen encaminar sus pasos profesionales hacia empleos tan diferentes como el de actor, cirujano, modelo, deportista, bailarín o escultor.

Inteligencia musical

Presente especialmente en individuos con capacidad para crear y estudiar música. La tienen muy desarrollada músicos, cantantes, compositores, directores de orquesta o críticos musicales. 

Inteligencia interpersonal

Las personas con alta inteligencia interpersonal tienen facilidad para entender los sentimientos e intenciones de los demás, incluso aunque no lo muestren abiertamente. Eso les permite ayudar a los demás. Psicólogos, psiquiatras, pedagogos, profesores o abogados suelen tener altas dosis de ella.

Inteligencia intrapersonal 

Está relacionado con la alta capacidad autoevaluación de los sentimientos y las metas vitales que el individuo se plantea. Abunda en las individuos más reflexivos, a los que permite conocerse profundamente a sí mismos. No va asociada a ninguna profesión concreta, por lo que puede darse en varias muy diferentes. 

Inteligencia naturalista

Fue la última en ser reconocida y es la que poseen, en gran medida, aquellas personas capaces de ver las relaciones entre especies y grupos de objetos e individuos, aunque reconozcan también las diferencias o semejanzas entre ellos. Está muy presentes en naturalistas, biólogos y botánicos, entre otros.

Los diferentes tipos de inteligencia no son compartimentos estancos, sino que se combinan entre sí, ya que todos los seres humanos cuentan con ellas en mayor o menor medida. Además, aunque las capacidades innatas son distintas en cada individuo, hoy se sabe que estos tipos de inteligencia son, en buena parte, habilidades. Por lo tanto, se pueden acrecentar si se desarrollan lo suficiente. El estímulo y la instrucción suficientes son clave para lograr un crecimiento en cualquier de ellas.

Modelo educativo y laboral 

La formación académica clásica está entredicho desde que irrumpió la teoría de los tipos de inteligencia, ya que en ella se hace hincapié casi exclusivamente en la inteligencia lingüístico-verbal y en la inteligencia lógica-matemática y se deja de lado a las demás.

La conciencia de la importancia de desarrollar todas las habilidades de la persona gana cada vez más adeptos en la comunidad educativa, que poco a poco premia más habilidades y comportamientos antes poco valorados. En realidad, se trata de una adaptación lógica a las exigencias que supone una vida laboral plena, en la que entran en juego muchas capacidades.

Por ejemplo, un profesor necesitará una alta inteligencia lingüístico-verbal para transmitir conocimientos, pero no será una gran docente si no desarrolla una inteligencia interpersonal que le permitirá empatizar con los alumnos y saber si éstos están motivados y si entienden su mensaje.

En el ámbito laboral la capacidad para resolver problemas y encontrar soluciones a situaciones diversas obliga a usar varios tipos de inteligencia, algo que realizan las personas de forma inconsciente. La buena noticia es que, con esfuerzo, estas habilidades se pueden mejorar en cada individuo.

Inteligencia emocional

Además de las descritas anteriormente, se puede diferenciar de ellas la inteligencia emocional. Es la que facilita en buena medida el aprendizaje, la que construye la confianza en uno mismo y la que permite entender tanto las emociones como los intereses de los demás. El psicólogo Daniel Goleman fue el gran defensor de la existencia de este tipo de inteligencia. Según él, está vinculada con la inteligencia racional hasta el punto de que es imprescindible desarrollar ambas de forma conjunta.

El papel de la inteligencia emocional en el mundo laboral es indiscutible. Una gestión correcta de ella nos hace más proclives a solventar conflictos, ser creativos y constructivos y alcanzar acuerdos. También ayuda a enfocar mejor las relaciones de trabajo dentro de las empresas y a establecer prioridades. La inteligencia emocional, como las ocho anteriores, se puede ejercitar y entrenar para que mejore a lo largo del tiempo. 

Posts relacionados:

Para saber más sobre este tema también puedes descargar nuestra guía gratuita "Claves para desarrollar la carrera profesional":

New Call-to-action