Educaweb

Tipos de formación adaptados a las necesidades de los profesionales

09/10/15 Beneficios de una buena formación

La formación es una de las herramientas más importantes para desarrollar la carrera profesional. La capacitación obtenida con los estudios reglados, ya sean de Formación Profesional, en la Universidad o de Postgrado, son el primer paso; pero el crecimiento y el grado de empleabilidad necesitan una formación continua.

Diferentes modalidades de formación

Descarga la GUÍA GRATUITA sobre los beneficios de un trabajo a tu medida

Esta mejoría de los conocimientos, capacidades y habilidades es más difícil de conseguirla cuando se está trabajando. Por eso, hay que buscar la fórmula de seguir formándose y compatibilizarlo con las responsabilidades profesionales.

Actualmente la oferta formativa es muy amplia y existen distintas modalidades para que cada persona elija la que más le convenga. Entre las diferentes tipos de formación están:

Cada una tiene sus ventajas e inconvenientes, aspectos que cada persona deberá valorar atendiendo a su situación. Te describimos cada una de ellas.

 

Formación presencial

Como su nombre indica son los programas que se imparten en la misma dimensión espacio-temporal. Es decir, profesor y alumno están juntos y la enseñanza y aprendizaje se llevan a cabo a través de clases, ejercicios, exámenes, tutorías…

La comunicación es directa e inmediata y una de las mayores ventajas es que si durante una explicación surge una duda, el alumno puede plantear el problema al instante.

Una de las cuestiones que hasta hace poco se reprochaba a la formación presencial es que se seguía el modelo tradicional en el que el profesor es un mero transmisor de contenidos. Sin embargo, actualmente el rol está cambiando y en la modalidad presencial el docente interactúa más con el alumno, se favorece una comunicación bidireccional en la que el profesor se convierte más en un mentor; en una persona que guía y acompaña al alumno en el descubrimiento y adquisición de contenidos.   

Una de las desventajas de la formación presencial es que hay que acudir a clase en el día y hora fijados. Lo que suele implicar desplazamientos, un horario rígido y más dificultades para compatibilizar la formación con otras actividades.

E-Learning

La mayor ventaja del e-learning es la flexibilidad horaria y la accesibilidad.

A través de un dispositivo con acceso a Internet, el alumno puede entrar en distintas plataformas y soportes para realizar un curso. La situación geográfica y el momento del día elegido para entrar en el programa dependen del propio alumnado. La libertad y comodidad son mayores. Por todo ello, el e-learning resulta muy práctico para personas que están trabajando.

Esta metodología de formación está estrechamente relacionada con las TIC y permite emplear medios tecnológicos que fomentan la investigación por parte del alumnado, pero también se potencia la participación y la colaboración con otros alumnos y con los docentes.

Su forma de trabajar característica es a través de presentaciones de los temas, ejercicios prácticos, chats, foros o videos tutoriales, entre otros. En cuanto a la corrección de los ejercicios, este sistema permite la corrección en el momento, por tanto el alumno recibe un feedback inmediato que le ayuda a redirigir su estudio.

Otra de las ventajas de la formación online es la actualización de los contenidos. Como están alojados en espacios en red, se pueden revisar y actualizar de manera constante e inmediata.

Pero no todo son ventajas. Uno de los mayores inconvenientes del e-learning es la disciplina. Al no tener que acudir de manera presencial a una clase, se corre el peligro de relajarse y posponer el estudio.

 

Blended learning

El blended learning combina la formación presencial y el e-learning. El también llamado b-learning conjuga las cosas buenas de los otros dos métodos. Por un lado, un porcentaje de las clases y de las actividades se realizan de manera online, así el alumno tiene mayor libertad de horarios; mientras que otro porcentaje se imparte de manera presencial. Estas citas cara a cara se suelen aprovechar para potenciar la interacción física entre alumno y profesor y el alumno con otros compañeros. Las horas presenciales ayudan a incrementar la motivación del alumno y se aprovechan para resolver dudas y realizar actividades en equipo.

 

M-Learning

La última de las modalidades de formación online en aparecer es el Mobile learning. Es muy similar al e-learning solo que se realiza a través de las tabletas o los teléfonos móviles. Muchos centros de enseñanza están desarrollando programas especiales para estos dispositivos por la comodidad y facilidad de acceso.

Según Tíscar Lara, directora de comunicación de la Escuela de Organización Industrial (EOI), el Mobile learning “es la tecnología más innovadora que aglutina en cierta forma el resto de propuestas educativas que hace uso de la últimas tecnologías de la información y la comunicación”.

Lo destacable de esta tecnología es que además de fomentar la cultura participativa de los usuarios permite que la formación se realice desde cualquier lugar.

Entre sus mayores ventajas por tanto destaca la flexibilidad, la facilidad de navegación, el mayor grado de autonomía y la posibilidad de disponer de material de apoyo en Internet desde cualquier lugar. Aspectos que para los estudiantes resultan prácticos y útiles porque pueden disponer de todo lo que necesitan desde su móvil, algo que siempre llevan consigo.

Respecto a los entornos en los que se puede implantar el m-learning en el mundo académico podemos destacar dos: en el de la gestión académica y en todo lo relacionado con la docencia.

Esta tecnología mejora y agiliza la comunicación entre universidad y estudiante y en el plano formativo permite usar nuevas metodologías y aplicaciones que contribuyen a mejorar la eficiencia de los cursos.

 

Posts relacionados:

 

Guía gratuita: En busca de la felicidad laboral