Educaweb

Soldadores, los profesionales especializados en unir piezas

09/16/15 Industria, mecánica, electricidad y electrónica

Los soldadores se dedican básicamente a unir piezas mediante la aplicación de calor intenso con el objeto de obtener un cuerpo resultante que sea homogéneo y rígido. A este trabajo se le denomina soldadura y normalmente se realiza entre metales, aunque también se trabajan materiales termoplásticos.

El oficio de soldador

Para desarrollar tu carrera profesional te seguimos dando los mejores consejos en esta guía:

Descarga la GUÍA GRATUITA sobre cómo desarrollar tu carrera profesional

 

Los principales métodos de soldadura son: la utilización de arco eléctrico, electrodos protegidos con gas inerte, núcleo de fundente, soplado de gas inerte ionizado o lama de gas, que es lo que se conoce como oxiacetileno o gas oxhídrico.

Otras técnicas también utilizadas son la soldadura por resistencia eléctrica, el haz eléctrico, la inducción, el rayo láser y la aluminotermia. El trabajo de los soldadores es complejo, ya que deben seleccionar e instalar los equipos y materiales de soldadura manuales en función de unas especificaciones de trabajo en ocasiones de bastante complejidad. Una segunda fase del trabajo consiste en examinar y preparan las superficies que deben unirse, lo que implica, en ciertas ocasiones, el ajuste de válvulas o piezas eléctricas muy delicadas.

 

Formación específica

Aunque para el desarrollo de la profesión de soldador no es necesaria una titulación obligatoria, existen una serie de ciclos formativos de Formación Profesional o Formación Ocupacional donde se pueden adquirir los conocimientos teóricos y prácticos necesarios para empezar una carrera profesional en el sector de la soldadura:

Ciclo Formativo de Grado medio en soldadura y calderería

Se trata de estudios que capacitan para la realización de operaciones relacionadas con las construcciones metálicas, fijas y móviles, con las condiciones de seguridad necesarias y siempre dentro de la normativa vigente en materia de seguridad.

Las vías de acceso son la ESO, las pruebas de acceso a ciclos formativos para mayores de 17 años, el curso de acceso de CFGM para más de 17 o estar en posesión de otro ciclo formativo de grado medio.

El plan de estudios de este Ciclo Formativo es de 2.000 horas lectivas más 400 horas de formación en centros de trabajo.

Si eres de México, este post te proporcionará información más detallada. 

Formación Ocupacional

Otra forma de aprender el oficio es a través de algún curso de Formación Profesional Ocupacional. Estos cursos están enfocados tanto a personas en activo que quieran mejorar su situación laboral como a aquellas que se encuentran en situación de desempleo. Se trata de programas formativos que combinan la teoría con la práctica, cuya finalidad es mejorar la capacidad de inserción mediante la especialización o mejora de competencias profesionales específicas.

La oferta de cursos de Formación Ocupacional es muy amplia, siendo los más convenientes para aprender el oficio de soldador los siguientes módulos:

  • Soldadura eléctrica.
  • Semiautomática.
  • Oxiacetilénica.
  • Soldador de Estructuras Metálicas.

 

Perfil profesional y competencias

Las principales características que debe tener de un soldador son las siguientes:

  • Buena forma física, especialmente fuerza en las manos y capacidad para levantar pesos de considerable tamaño, así como flexibilidad para introducirse y trabajar en espacios de reducidas dimensiones.
  • Ser minucioso y con capacidad para seguir instrucciones muy técnicas y precisas.
  • Buena coordinación psicomotriz.
  • Facilidad para seguir procedimientos de trabajos complejos.
  • Alta capacidad de concentración.
  • Habilidad en los trabajos manuales.
  • Capacidad de comunicación y de trabajo en equipo incluso con profesionales de otras especialidades como artesanos o chapistas.

En el ámbito de las competencias, un soldador profesional debe tener amplios conocimientos y experiencia en diversas técnicas, siendo las más representativas:

  • Técnicas de corte, oxicorte curvado y doblez del hierro y otros metales.
  • Soldadura eléctrica y oxiacetilénica.
  • Corrección de deformaciones por consecuencia de la dilatación o la contracción.
  • Trabajos de forja y con hierro.
  • Interpretación de planos y dibujos.

Por otro lado, también debe contar con formación adicional en:

  • Prevención de riesgos laborales y normativa de seguridad y salud específica del sector de la construcción.
  • Conocimientos de funcionamiento, utilización y proceso de mantenimiento de las diversas herramientas necesarias para el desarrollo de esta profesión.

 

Trabajos específicos

Durante el ejercicio de su profesión, un soldador tendrá que realizar habitualmente las siguientes tareas:

  • Preparación de todo lo necesario para su trabajo en el taller o la obra, pudiendo incluir el montaje y desmontaje de andamios.
  • Selección y verificación de soldaduras.
  • Unión de chapas metálicas y otros elementos.
  • Limpieza, tratamiento y conservación de las soldaduras.
  • Controles de calidad.
  • Elaboración de presupuestos.
  • Manipulación y mantenimiento de herramientas, materiales, medios auxiliares y protecciones.

 

Perspectivas profesionales

La soldadura es un sector laboral que precisa de un gran número de mano de obra para la construcción tanto de obra pública como civil. Los datos apuntan a que cada vez existe una mayor demanda de profesionales especializados en la fabricación mecánica, como fontaneros y soldadores

Las personas con conocimientos en soldaduras son muy polivalentes, pudiendo ejercer su actividad profesional en diferentes ámbitos como: montaje de artículos de calderería y reparación de los mismos, carpintería y subsectores como la construcción naval o la fabricación de vehículos de transporte del sector industrial.

Asimismo, los soldadores pueden reconvertirse con facilidad a otros oficios como: cerrajero, forjador, tubero o chapista industrial.

 

Posts relacionados:

 

Puedes seguir aprendiendo sobre cómo mejorar tu carrera con esta guía gratuita:

New Call-to-action