Educaweb

Opositar con éxito

06/12/15 Beneficios del trabajo

Trabajar en el sector público y acceder a una plaza en la administración del Estado nunca ha sido fácil. Sin embargo, después de unos años en los que la oferta pública de empleo (OPE) ha permanecido congelada, este 2015 ha traído como buena noticia el anuncio, por parte del Gobierno, del desbloqueo de numerosas plazas. Estudiar una oposición con éxito es una labor que requiere esfuerzo, disciplina, constancia y orden, ya que habitualmente son muchos los candidatos que optan a un número limitado de plazas.

Estudiar una oposición requiere disciplina, esfuerzo y constancia.

Descarga la GUÍA GRATUITA sobre los beneficios de un trabajo a tu medida

 

Ya sea en administraciones del Estado, ayuntamientos, diputaciones, etc… adquirir el estatus de trabajador público es un objetivo para el 32% de los jóvenes españoles. El dato proviene del ‘Informe Young Business Talents’, sobre las actitudes y tendencias de los jóvenes preuniversitarios españoles, elaborado en 2015. El estudio revela también que los españoles son los jóvenes europeos que más se plantean ser funcionarios, por delante de italianos (17%), griegos (13%) y portugueses (11%).

Antes de plantearse qué oposición estudiar, es clave informarse a fondo sobre el tipo de oposiciones a los que se puede acceder con el nivel de estudios, los plazos de entrega de documentación y los requisitos. Conocer su dificultad y el temario, averiguar las tasas de aprobado que tiene, saber a qué puesto de trabajo podemos optar si la superamos o cuánto tiempo de media se suele emplear para estudiarla es información determinante. El orientador es una figura que puede ayudarnos tanto a obtener todos esos datos como a indicarnos qué oposición nos puede interesar más y cuál es la mejor forma de estudiarla. También nos asesorará para que elijamos una academia adecuada si queremos contar con el apoyo de un centro educativo para estudiar.

Los boletines oficiales, publicados periódicamente por la Administración, son la principal fuente de información para conocer cuándo y dónde se convocan oposiciones. La gran mayoría están disponibles en Internet. Son el Boletín Oficial del Estado (BOE), los Boletines Oficiales de las Comunidades Autónomas y los Boletines provinciales y de Ayuntamientos. Estar al corriente de ellos forma parte de las tareas habituales de todo opositor.

El perfil del opositor de éxito es el de alguien capaz de organizarse, disciplinado y con capacidad de esfuerzo. Que es capaz de automotivarse y convencido de que, con trabajo y constancia, es capaz de lograr una meta a medio o largo plazo.

 

Consejos para opositar con éxito 

Como fase de preparación, el opositor debe considerar cuál es el temario o el programa oficial al que se va a enfrentar. También debe saber cuántas plazas están en juego, el número de ellas que son de acceso libre, las posibilidades de sumar puntos en la fase de concurso y cuánto tiempo necesitará invertir en el estudio y preparación. También hay que tener claro tanto la titulación con la que se cuenta como la que se exige para participar en las pruebas.

  • Organizar el temario y asegurarse de que está actualizado. Para ello puede ser muy útil apuntarse a una academia de preparación de oposiciones.
  • Establecer un calendario de estudio y una organización diaria, que sea realizable, para aprovechar al máximo el esfuerzo. Comprobar cada poco tiempo si estamos cumpliendo lo previsto.
  • Prestar mucha atención al ambiente de estudio. Se recomienda estudiar siempre a las mismas horas y en el mismo lugar. Vigilar las posturas que se adoptan, utilizar una buena silla y emplear la luz adecuada sirve para evitar molestias físicas y mejorar el rendimiento, ya que pasaremos muchas horas delante de libros y apuntes.
  • Repasar y hacer exámenes de prueba de forma periódica. Aquellos opositores que tengan que exponer, o como se dice de popularmente, ‘cantar los temas’, tendrán que practicar con asiduidad.
  • Descansar. Dormir las horas necesarias cada día es imprescindible para rendir en el estudio. Aunque cada caso es distinto, habitualmente estudiar en las horas de la mañana es más productivo que hacerlo en las de la tarde o las de la noche.

 

Posts relacionados:

 

Guía gratuita: En busca de la felicidad laboral