Educaweb

Un estudio inglés muestra los riesgos de la larga jornada de trabajo

08/03/15 Noticias

Las jornadas laborales de más de 40 horas a la semana son uno de los factores que influyen negativamente en los problemas de salud de los trabajadores. 

 El exceso de tareas y la falta de personal son algunos de los factores que pueden prologar las jornadas laborales

Descarga la GUÍA GRATUITA sobre los beneficios de un trabajo a tu medida

Un estudio publicado en el British Medial Journal (BMJ) pone de manifiesto que los trabajadores que realizan jornadas semanales que superan las 48 horas tienen más riesgos de tener problemas de salud y, en concreto, relacionados con el alcohol. Según el estudio, se considera riesgo de alcoholismo cuando las mujeres toman más de 14 bebidas a la semana y los hombres más de 21.

Además, se cree que estos datos de consumo están estrechamente relacionados con el aumento de problemas en el hígado, cáncer, derrames cerebrales, enfermedades del corazón y desórdenes mentales.

La investigadora Marianna Virtanen, del Finnish Institute of Occupational Health, junto a sus colegas ha realizado un estudio sistemático sobre la asociación de las largas jornadas de trabajo y el alcoholismo y las investigaciones reflejan que aumenta un 11% el riesgo de caer en el alcoholismo cuando los horarios semanales son demasiado largos.

En cuanto a la diferencia entre hombres y mujeres, las investigaciones no reflejan variaciones importantes, como tampoco en relación a la edad y al estatus socioeconómico.

 

¿Por qué se permanece tanto tiempo en el trabajo?

Una de las cuestiones que surgen a raíz de estos datos es sin duda por qué se prolongan tanto las jornadas de trabajo. Las causas pueden tener diferentes motivos. En muchos casos y dadas las actuales características económicas, se debe a que en algunas empresas se acusa una falta de personal y los empleados necesitan realizar más horas para sacar adelante sus tareas. En otras ocasiones el motivo está relacionado con que los trabajadores realizan horas extra que mejoran su salario pero que, obviamente, prolongan su estancia en el trabajo.

Sin embargo, en otros muchos casos las eternas jornadas de trabajo tienen su origen en una cultura de trabajo no escrita que impone permanecer en el sitio hasta que el superior se marcha. Asimismo, también se alargan los horarios cuando los empleados buscan lograr ascensos y promociones o, en el caso de los jefes, simplemente controlar lo que hacen sus colaboradores.

Cualquiera que sea el motivo, el resultado es que el trabajador sale agotado y muchas veces necesita romper con la tensión del trabajo. En los casos en los que la búsqueda de una desconexión del mundo laboral coincide con tomarse una copa de manera habitual es cuando pueden aparecer los mencionados problemas de alcoholismo.

 

Cómo afecta al plano laboral

Como hemos señalado antes, las jornadas de trabajo demasiado extensas pueden afectar directamente a la productividad de la empresa. Los profesionales están más estresados, agotados, con lo que se puede incrementar el número de bajas y el índice de absentismo. Mientras que los que continúan acudiendo a su puesto de trabajo pueden experimentar que el agotamiento físico y mental pase factura a su capacidad y efectividad para desempeñar sus funciones y, por tanto, en la calidad de su trabajo

 

Posts relacionados:

 

Guía gratuita: En busca de la felicidad laboral