Educaweb

Las competencias transversales y su importancia en la empleabilidad

07/09/15 Mejorar competencias

La capacidad para tomar decisiones, el manejo del estrés, la flexibilidad, la iniciativa, la motivación… las competencias transversales son aquellas características que el trabajador posee y que le permiten desenvolverse en un entorno organizativo, más allá de los conocimientos técnicos. En pocas palabras, las competencias transversales son aquellas que explican la diferencia entre un gran trabajador y un trabajador excelente cuando ambos cuentan con formación técnica idéntica.

 Las competencias transversales mejoran la empleabilidad

Puedes seguir mejorando tus competencias con este ebook gratuito:

Descarga la GUÍA GRATUITA sobre cómo conseguir un buen perfil profesional

Las competencias transversales influyen directamente en la empleabilidad y son uno de los principales puntos de atención en entrevistas de trabajo y procesos de selección. Por eso es clave saber distinguirlas y ser conscientes de su importancia. Son, además, un potente elemento de diferenciación cuando varios candidatos optan a un empleo o desean cambiar de empresa.

No hay que restar importancia a las competencias técnicas -también llamadas específicas- en especial en trabajos en los que es fundamental mantener los conocimientos al día. Sobre todo aquellos con cierta independencia, para los que es determinante alcanzar unos estándares de calidad. Actualizar la formación adquirida durante los estudios será imprescindible para ejercer la profesión.

Sin embargo, las competencias transversales juegan un papel decisivo en entornos laborales cambiantes, en los que cada vez se trabaja más por proyectos y en equipo y en los que el trabajo estable es cada vez menos habitual.

 

¿Cuáles son las competencias transversales?

1. Aprender a aprender. Es la habilidad de formarse a lo largo de los años y de hacerlo de modo autónomo.

2. Adaptación. Es la capacidad para desenvolverse en diferentes ámbitos laborales, de desarrollar todas las capacidades en diversos entornos (empresas, sectores o países).

3. Trabajo en equipo. Saber adoptar un rol positivo permite poner el conocimiento y las capacidades personales al servicio de una labor en la que se implica a varios trabajadores y en la que se generan sinergias. No necesariamente implica ser el líder del grupo, pero sí saber resolver conflictos y tener capacidad negociadora.

4. Resolución. Aplicar la lógica y tomar decisiones en diferentes contextos, evaluar las decisiones y ser capaz de solucionar errores. Incluye la gestión de proyectos con colaboradores.

Según el ‘Informe OIE sobre jóvenes y mercado laboral: El camino del aula a la empresa’, del Observatorio de Innovación en el Empleo (OIE), el 35% de los estudiantes españoles de FP considera que su formación en competencias transversales no es completa, porcentaje que sube hasta el 52% en el caso de los estudiantes universitarios. El informe, publicado en 2014, indica también que el 69% de las empresas considera que los universitarios no están bien formados en este tipo de capacidades.

De acuerdo con el estudio ‘Competencias e inserción Laboral’, elaborado en 2009 por Barraycoa, J. y Lasaga, O., las empresas de gran tamaño aprecian las habilidades de negociación, la comunicación, la empatía y el trabajo en equipo. Las empresas medianas y pequeñas ponen el foco en la responsabilidad, de la que entienden que derivan el resto de competencias.

Así, el mercado laboral ya valora a aquellos que trabajadores que poseen notables competencias transversales. El nuevo profesional podrá, con ellas, desarrollarse en diferentes trabajos y proyectos y hacerlo de un modo eficiente y constructivo.

 

Posts relacionados:

 

No te pierdas esta guía gratuita que puedes descargar en PDF:

Guía gratuita: Cómo conseguir un buen perfil profesional