Educaweb

Las 5C para ser un buen programador informático

04/15/16 Informática y telecomunicaciones

Las tareas que lleva a cabo un programador informático no solo se centran en hacer y probar programas de ordenador según las necesidades de cada momento, sino también en desarrollar y aplicar las Tecnologías de la Información y Comunicación (las TIC) en el ámbito de la informática en general.

programador_informatico-low.jpg

La profesión del programador informático en la actualidad, presenta un enfoque generalista que prepara para todos los campos de la informática y que va más allá de la creación, desarrollo, modificación de software y diseño de aplicaciones personalizándolas en función de las necesidades del uso y objeto al que se destinan. Es decir, que sus actividades son tan variadas que van desde la creación y desarrollo de aplicaciones para empresas, hasta la creación y mantenimiento de plataformas de comercio basado en Internet.

Por ello, podemos decir que las actividades que desempeñan son:

  • Desarrollar aplicaciones de software para usuarios individuales.
  • Realizar actividades de mantenimiento de aplicaciones informáticas.
  • Modificar, adaptar e integrar soluciones de software.
  • Probar programas desarrollados.
  • Elaborar documentaciones de programas y soportes de apoyo
  • Formar a otros usuarios en programación y utilización de aplicaciones.

Descarga la GUÍA GRATUITA sobre cómo escoger un centro de estudios

Las 5 claves para ser un buen programador informático

No cabe duda de que esta profesión exige tanto conocimientos de programación como competencias y habilidades personales y sociales determinadas que podemos resumir en 5:

  1.      Capacidad de análisis y síntesis.

Es erróneo pensar que el programador informático realiza actividades estandarizadas y monótonas. El resultado final de su trabajo está muy condicionado por su capacidad para saber sintetizar información y datos, analizarlos, interpretarlos y aplicarlos en el contexto y en los escenarios informáticos más adecuados.

  1.      Competencia de trabajo en equipo.

El trabajo en equipo de los programadores informáticos es un hecho indiscutible. Es indispensable reunirse con clientes internos y externos para ajustar el proyecto a las necesidades y requerimientos de la empresa o del demandante final del servicio, y ajustar el producto a sus expectativas. Por tanto, un programador informático no trabaja en solitario, sino que debe tener habilidades de planificación y coordinación de proyectos, capacidad de ejecución (siendo responsable de sus tareas, aportando su experiencia y conocimientos al resto del equipo, compartiendo conocimientos…), capacidad para asumir normas y participar de forma activa y con un talante cohesionador. Asimismo, capacidad de evaluación no solo de su trabajo, sino también de su forma de trabajar (aptitudes y actitudes).

  1.      Creatividad e innovación.

La capacidad para aportar soluciones a los problemas de forma eficiente y eficaz a la hora de ejecutar su trabajo es fundamental. Y en este sentido, manejar diferentes alternativas y escenarios para aportar valor y utilidad a través de sus ideas. La informática y la creatividad van de la mano; ya que es necesario potenciar la imaginación para lograr creaciones informáticas dinámicas e interactivas y, por tanto, llegar a aplicar conceptos y prácticas informáticas a otros aspectos de la vida.

  1.      Curiosidad.

Un programador informático debe poseer gran capacidad de observación de la realidad. Busca constantemente nuevas formas de aportar valor a su trabajo y necesita formarse continuamente para adaptar sus conocimientos y experiencia a una tecnología y una necesidades sociales y empresariales que evolucionan y que están en continuo cambio.

  1.      Conocimiento.

Un programador informático debe poseer conocimientos amplios en lenguajes de programación que le permitan diseñar y crear procesos que puedan ser comprendidos y ejecutados por los ordenadores. Y esto, implica formación en creación y desarrollo de códigos fuente (programación).

Por supuesto, también deben desarrollarse capacidades para llevar a cabo proyectos utilizando principios y metodologías propias de la ingeniería y, en general, conocimientos de diseño, desarrollo, evaluación y aseguramiento de la accesibilidad, ergonomía, usabilidad y seguridad de sistemas, aplicaciones y todo tipo de servicios.

Sin lugar a dudas, este tipo de conocimientos requiere de un Grado en Ingeniería Informática, ya que es la formación que proporciona los fundamentos matemáticos, físicos, económicos y sociológicos básicos para desempeñar la profesión. Pero no hay que perder nunca de vista que para interpretar, seleccionar, valorar y crear nuevos conceptos, teorías, usos y desarrollos tecnológicos relacionados con la informática y su aplicación, es necesario estar dispuesto a formarse y reciclarse continuamente para conocer las tendencias del mercado y los nuevos procedimientos y lenguajes de programación que evolucionan constantemente. Es decir, actualizarse en programación, en el funcionamiento de algoritmos, en las estructuras de datos o, por ejemplo, en sistemas operativos. Una disciplina que trae cambios vertiginosos en el ámbito de la inteligencia artificial o la criptografía, y que exige adaptar conocimientos y competencias a uno de los campos que más crece y cambia en la actualidad.

Guía gratuita sobre cómo escoger un centro de estudios