Educaweb

La formación de formadores como salida profesional

06/09/15 Beneficios de una buena formación

Una salida profesional que actualmente ofrece muchas oportunidades es la formación de formadores. Muchas personas sienten gran vocación por enseñar a los demás, pero las ganas y la voluntad no son suficientes.

En otros casos, muchos profesionales necesitan en momentos concretos formar a sus equipos, enseñarles nuevos programas, formas de trabajo, etcétera; pero no saben cómo afrontar esta tarea. Y es que enseñar a alguien requiere conocer además de la materia toda una serie de técnicas, metodologías, sistemas de trabajo y evaluación para que se alcancen los objetivos marcados.

 Los cursos de formación de formadores te capacitan como profesional de la docencia.

Descarga la GUÍA gratuita para organizar una jornada de puertas abiertas

Cómo acceder a esta profesión

Para trabajar como formador de formadores el primer paso es obtener la capacitación necesaria y esta se puede conseguir realizando el curso Oficial de Formador de Formadores que se imparte en distintos centros de enseñanza y academias. Allí se obtiene una titulación oficial y los conocimientos en competencias didácticas y pedagógicas para impartir clases relacionadas con la formación continua en empresas, academias, escuelas, talleres u otros centros de formación especializados.

La duración de los programas de formación de formadores puede oscilar entre las 100 y las 250 horas. Como muchas de las personas que realizan estos programas están en activo, la flexibilidad es habitual y el programa se puede realizar de manera presencial y también online.

 

Requisitos y competencias para ejercer la profesión

Para trabajar como formador de formadores, en general, suele ser necesario tener la mencionada titulación oficial y poder demostrar que se poseen los conocimientos teóricos, prácticos y psicopedagógicos para ayudar a aquellas personas a las que tenemos que formar.

Las competencias, es decir, las capacidades o pericia necesaria para realizar este trabajo de forma eficaz, están relacionadas sobre todo con la comunicación, el trabajo en equipo y la innovación. Un formador de formadores debe saber crear una comunicación fluida y bidireccional con sus alumnos. De esta manera puede transmitir los contenidos de forma clara y comprensible para todos y puede abrir distintos canales de comunicación que permitan a los alumnos participar, expresar sus opiniones, dudas, etcétera.

Asimismo, estos profesionales tienen que saber formar equipos de trabajo donde se favorezca la participación, colaboración e implicación de todos los miembros. Por último no podemos olvidar la innovación; un formador debe tener la capacidad de innovar, de crear nuevas formas de actuar, de transmitir contenidos o de evaluar a sus alumnos.

 

El programa

Si estás pensando en realizar un programa de formación de formadores una de las cosas que te interesa es conocer qué se estudia en el curso. Obviamente, el programa puede variar según el centro, pero, a continuación te describimos, a grandes rasgos, algunos de los puntos que se abordan.
  • La formación de formadores. Además de especificar las salidas profesionales que abre esta enseñanza, se explica en qué ámbitos es más necesaria, los beneficios que reporta y la importancia de que la enseñanza sea de calidad.
  • Qué necesita el alumno. Una de las primeras cosas que cualquier formador debe aprender es a analizar y estudiar al conjunto de alumnos con el que va a trabajar. Es importante que conozca sus motivaciones y sus necesidades para orientar el método de trabajo.
  • Planificación de la formación. En los cursos de formación de formadores el proceso de planificación de la enseñanza es muy importante. El futuro docente debe saber, además de la materia que se va a impartir, cómo planificar su enseñanza. Es decir, establecer tiempos y determinar un calendario de trabajo que permita tratar toda la materia en el tiempo establecido para cada curso.
    Asimismo, también hay que tener en cuenta otras consideraciones a la hora de planificar la formación como pueden ser la edad de los alumnos, la formación previa, por qué necesitan aprender una determinada materia y otras necesidades específicas como pueden ser los plazos de tiempo necesarios de cada grupo de alumnos para adquirir y asimilar la materia.
    Para hacer la planificación de la materia que se va a enseñar, el docente también tiene que aprender qué materia es prioritaria y cuál no lo es tanto.
  • Diseño de los objetivos y la materia. Para que un programa de formación sea un éxito, el docente debe aprender a establecer unos objetivos. Fijar unas metas que permitan el progreso paulatino hasta la total asimilación de los contenidos. También se debe aprender a elaborar el material didáctico que se va a emplear, determinar su diseño, el guión y todos los elementos que lo componen.
  • Metodología. La formación de formadores también debe comprender el estudio y conocimiento de las distintas metodologías y técnicas pedagógicas. Metodologías que serán diferentes teniendo en cuenta el tamaño de los grupos, las edades y la orientación general del curso. Aquí también se enseña cómo organizar las clases, las actividades y ejercicios que se tratan en cada sesión.
  • Sistemas de evaluación. Por supuesto, los programas de formación de futuros formadores deben enseñar cómo realizar evaluaciones de los alumnos que les permitan obtener información acerca de los conocimientos que se han asimilado y de las competencias que se están adquiriendo.

Guía práctica para organizar una jornada de puertas abiertas