Educaweb

Juez, ingresa en la carrera judicial

03/18/16 Ciencias sociales

El juez es la persona que tiene autoridad y potestad para juzgar y sentenciar, nos dice el diccionario de la Real Academia de la Lengua Española. Su principal función reside en resolver o dirimir los conflictos surgidos entre las partes y enjuiciar delitos. Es decir, su cometido es defender los intereses de los ciudadanos.

El cometido del juez es defender los intereses de los ciudadanos

Descarga la GUÍA GRATUITA sobre técnicas de estudio

Entrar en la carrera judicial y acceder a la profesión de juez es un proceso largo que requiere esfuerzo y plena dedicación. El primer paso es obtener la licenciatura en derecho. Una vez que se ha finalizado el Grado en Derecho, para acceder a la categoría de juez hay que superar una oposición libre y un curso teórico y práctico de selección realizado en la Escuela Judicial.

La oposición para juez pertenece a la categoría Grupo A1 y desde 2001 se realiza de manera conjunta con la de ingreso en la carrera fiscal. Por tanto, las personas que aprueban la oposición optan, según la puntuación que hayan conseguido y el número de plazas convocadas y libres, a ingresar en la carrera fiscal o judicial.

Si quieres encaminar tu trayectoria laboral hacia la carrera judicial puedes realizar el Grado en Derecho en distintas universidades. Además existen modalidades especiales que combinan derecho más el Grado en Relaciones Internacionales, más Dirección y Administración de Empresas (ADE) o Criminología y Seguridad.

La oposición para la categoría de juez y fiscal consta de tres ejercicios teóricos de carácter eliminatorio. Para preparar esta oposición puedes hacerlo tú mismo consiguiendo los temarios y organizándote el estudio. Sin embargo, tienes que tener en cuenta que es una tarea complicada y muy dura; por ello la opción más habitual es acudir a una academia o centro especializado en oposiciones. Además de contar con todo el temario actualizado y estar informado sobre las últimas novedades legislativas, en la mayoría de centros se realizan simulacros de todas las pruebas de la oposición. En muchas academias el opositor cuenta con tutores o preparadores que le asesoran y le ayudan con las exposiciones orales.

Una vez superada la oposición libre, que es la primera fase para llegar a ser juez,  se inicia una segunda fase en la que hay que realizar un curso teórico y práctico en la Escuela Judicial. Este curso consta de tres etapas y cada una de ellas ha de ser aprobada para pasar a la siguiente.

  • La primera etapa es presencial y se realiza en la sede de la Escuela Judicial en Barcelona. Dura nueve meses y en ella los jueces en prácticas reciben formación en distintas áreas.
  • La segunda etapa es de prácticas tuteladas. Durante cinco meses los jueces en prácticas trabajan como jueces adjuntos en juzgados de todo el territorio nacional.
  • La tercera etapa consiste en una fase de sustitución. Dura cuatro meses y en este tiempo los jueces en prácticas realizan sustituciones y funciones de refuerzo, compartiendo el desarrollo de la función jurisdiccional con el titular del juzgado.

 

Perfil profesional

Para ingresar en la carrera judicial es importante tener interés por la justicia y querer defender los intereses y derechos de todos los ciudadanos. Además, es importante reunir características personales como capacidad para comprender e interpretar argumentos y documentación muy diversa. Objetividad e imparcialidad en la toma de decisiones. Habilidades de comunicación para dirigirse a los distintos interlocutores con los que debe tratar y saber redactar de manera precisa y concreta los comunicados, dictámenes, argumentaciones y sentencias. Saber trabajar bajo presión y mantener la calma.

Las competencias que se ayudan a desarrollar durante las etapas de formación para acceder a la profesión de juez son entre otras:

  • Competencias técnicas en las que se incluye capacidad jurídica y procesal; en el ejercicio jurisdiccional se requiere dominio del derecho sustantivo y procesal necesario para dictar resoluciones.
  • Competencias relacionales, el juez debe saber escuchar de manera activa y mantener empatía con los diferentes interlocutores. Debe saber manejar los conflictos y gestionar equipos de trabajo.
  • Competencias funcionales relacionadas con la organización y planificación de los tiempos de trabajo, así como las que le permitan gestionar toda la información y documentación necesaria en cada caso.
  • Competencias analíticas para poder expresar oralmente y por escrito sus razonamientos y dominar la capacidad de síntesis.
  • Competencias personales que le permitan actuar conforme a los principios y valores constitucionales.

Guía gratuita sobre técnicas de estudio