Educaweb

Esteticista: una profesión en auge

11/01/15 Imagen personal: peluquería, estética, maquillaje

La primera impresión que causamos a los demás puede ser clave para que se nos abran o cierren puertas hacia nuevos proyectos y oportunidades. Tener una buena imagen es una cuestión básica para sentirnos bien con nosotros mismo y mejorar nuestra autoestima. Además, en la mayoría de procesos de selección la entrevista puede ser la primera y única forma de poder comunicar a los demás nuestra valía y, en estos casos, la imagen que proyectemos va a tener un peso considerable, aunque sea de forma inconsciente, en el evaluador.

Esteticista manicura

Descarga la GUÍA GRATUITA sobre los beneficios de un trabajo a tu medida

El concepto de imagen incluye muchos factores, por ejemplo, la seguridad que proyectemos en nuestra forma de hablar, la convicción a la hora de explicar nuestras competencias o los deseos y motivaciones por la que queremos formar parte del equipo humano de una determinada empresa, son cuestiones muy importantes. Como también lo es nuestro aspecto personal: forma de vestir, peinado, aspecto de nuestro rostro, etc.

En ocasiones, no se valora adecuadamente hasta quépunto el trabajo de un profesional de la estética puede ayudarnos a mejorar mejorar nuestra imagen. Un buen esteticista nos puede asesorar sobre qué peinado o forma de vestir encaja mejor con nuestra personalidad o nuestra profesión.

 

Los formación de esteticista

A través de la amplia oferta de ciclos formativos de Formación Profesional independientes y especializados podemos prepararnos en alguna de las diferentes áreas que componen el universo de la estética: peluquería, maquillaje, manicura, depilación, etc.

También se puede realizar algún curso de esteticista donde se enseña al alumno o alumna a desenvolverse tanto en el campo de la estética (peluquería, depilación, etc) como de los métodos enfocados en el bienestar y el tratamiento de problemas físicos (obesidad, celulitis) y psicológicos (ansiedad y estrés).

 

Las competencias

Dedicarse a la estética profesional requiere la adquisición de conocimientos teórico-prácticos en áreas muy diversas:    

  • Asesorar al cliente sobre cuestiones relacionadas de estética y productos de belleza.
  • Tener buena forma física.
  • Ser comunicativo y amable con los clientes.
  • Ser capaz de crear un ambiente relajado.
  • Detallista
  • Capacidad para trabajar tanto de forma individual como en equipo.
  • Hábil con las manos.
  • Tener unos amplios conocimientos de la anatomía humana y, sobre todo, de la piel y el cabello.
  • Tener capacidad de discreción
  • Ser muy meticuloso en relación a su propia higiene personal y la de sus herramientas y entorno de trabajo.

 

Evolución del sector y perspectivas de trabajo

El sector de la estética y la imagen personal se encuentra en pleno proceso de evolución hacia nuevas y más exigentes demandas de productos y servicios por parte del cliente. Esto implica una mayor presión sobre los profesionales, los cuales deben reciclarse y formarse en nuevas técnicas tecnologías

También en cosméticos y peluquería se observan cambios importantes en cuanto a higiene, mantenimiento y protección del cabello y nuevas modas y tendencias estéticas, por lo que el profesional de este ámbito debe estar en constante reciclaje.

Se trata de una profesión en auge con buenas perspectivas de futuro, tanto para trabajar en peluquerías y centros de estética y bienestar, como en negocios propios, por lo que puede ser una opción a valorar para aquellas personas con vocación emprendedora, deseosas de instalarse por su cuenta. Una fórmula que funciona muy bien en el ámbito de la estética son las franquicias, tanto como vía entrada en el sector, con poco riesgo y una menor inversión, y también como estrategia de crecimiento y expansión para negocios que ya han empezado a funcionar.

 

Posts relacionados:

 

 

 Guía gratuita: En busca de la felicidad laboral