Educaweb

El trabajo del funcionario de prisiones

06/09/16 Seguridad, criminología, carrera militar

El funcionario de prisiones es el profesional que, perteneciendo al Cuerpo de ayudantes de Instituciones Penitenciarias al que se accede por oposiciones de la Administración General del Estado, trabaja en Centros Penitenciarios con un firme compromiso por mantener la seguridad de la institución y favorecer la rehabilitación y reinserción de los presos.


Funcionario de prisiones

Un puesto de funcionario de carrera al que se puede acceder opositando si se cuenta con nacionalidad española y se está en posesión del título de Bachillerato o Técnico de Formación Profesional.

Para informarse sobre la convocatoria de plazas lo más aconsejable es consultar el Boletín Oficial del Estado (BOE) tanto en su versión clásica, en papel, como la online (www.boe.es). Además, también se pueden consultar páginas especializadas que recogen distintas convocatorias de oposiciones y si se está inscrito en una academia para preparar las pruebas, se recibirá información puntual con las últimas novedades.

Descarga la GUÍA GRATUITA sobre cómo desarrollar tu carrera profesional

El sistema de oposición para ayudante de Instituciones Penitenciarias consta, habitualmente, de tres ejercicios de carácter eliminatorio:

  • Primer ejercicio. Consta de dos partes, una primera prueba en la que se evalúa la aptitud del opositor de cara a ejercer la profesión, y para ello se realizan distintas pruebas orientadas a medir diferentes factores actitudinales. La segunda prueba es un cuestionario de entre 125 y 150 preguntas con respuestas múltiples sobre todo el contenido del temario.
  • Segundo ejercicio. Consiste en responder por escrito a 10 supuestos prácticos. Para cada supuesto hay que responder a cinco preguntas con respuestas múltiples sobre el contenido completo del temario.   
  • Tercer ejercicio. Es una prueba de aptitud médica en la que se trata de comprobar que el aspirante no presenta ninguna de las causas de exclusión médica que se indican en cada convocatoria.

Una vez superada la fase de oposición se debe participar en un curso selectivo de formación, y las personas que lo superen pasarían a realizar un periodo de prácticas en centros penitenciarios, ejerciendo funciones propias del cuerpo de ayudantes de instituciones penitenciarias.


Puestos de trabajo por áreas del funcionario de prisiones

El funcionario de prisiones, como profesional preparado en el manejo del estrés, en técnicas de control emocional y de resolución de problemas, en asertividad y empatía y estrategias de gestión de conflictos, puede desempeñar actividades diversas según el área de trabajo en el que se encuentre dentro del Centro Penitenciario. Así, diferenciamos las siguientes:

  1. Área de vigilancia

La función principal en este área es el control de los movimientos del recluso y, por tanto, el mantenimiento del orden en general. Un área de trabajo estrechamente relacionado con las tareas de educación y rehabilitación de los presos. Por tanto, funciones que se realizan en colaboración con los equipos terapéuticos y educativos de la institución penitencia. En este área de trabajo, a la que se encomienda la seguridad interna del establecimiento, se incluyen las funciones generales siguientes:

  • Medidas de seguridad interior como los recuentos, cacheos, registros, controles, cambios de celda y actividades de control general de salidas de los reclusos a otros módulos o fuera del establecimiento.
  • Observación de los internos para comprobar su comportamiento, movimiento y actividades y relaciones con el resto de reclusos.

En general, este área de vigilancia está sujeta a dos tipos de turnos de trabajo:

  • V1. Primer día y segundo día de la semana, trabajo de mañana y tarde. El tercer día de noche. Después se libran cinco días y se entra a trabajar el sexto.
  • El V2. Primer día y segundo se trabaja de mañana y tarde. Después se libran los 4 días siguientes y se entra a trabajar el quinto día.

 

  1. Oficinas

En este caso, el funcionario de prisiones se dedica a tareas burocráticas y en un espacio de trabajo que no está en contacto con los reclusos. Funciones que van desde la recogida, tratamiento y cesión de datos personales de los reclusos, hasta el registro y tramitación de la participación de éstos en actividades que se lleven a cabo en la institución. Algunas de las estas tareas de gestión y tramitación son:

  • Gestionar y tramitar todo lo relativo al ingreso en prisión: datos identificativos, tipo de delito, disposición judicial relacionada y hora y día en que vence el plazo máximo de detención. Y reconocimiento médico inicial y adscripciones, si cabe, a programas de tratamiento específicos si así lo estimara el trabajador social y educador de la institución. Asimismo, coordinación de situaciones especiales como el ingreso de internas con hijos.
  • Tramitar la salida de prisión: excarcelación, certificados, ayudas, etc.
  • Acometer tareas de facilitación administrativa de conducciones y traslados: recursos.
  • Encargarse de las informaciones, quejas y recursos.
  • Gestionar todo lo que corresponde a comunicaciones y visitas: comunicaciones escritas, telefónicas, con abogados, recepción de paquetes y encargos...

 

  1. Área mixta

En este caso pueden realizarse tareas tanto de vigilancia y control como de tipo burocrático, administrativo o de atención al público.

 

Finalmente, hay que tener claro que estos funcionarios del Cuerpo de Ayudantes pueden ocupar, en base a las áreas que hemos descrito, puestos como: jefe de servicios, coordinador de servicios, jefe de oficinas, jefe de área mixta o, por ejemplo, vigilante.

 

Guía gratuita: Claves para desarrollar la carrera profesional