Educaweb

El electricista: un profesional clave

04/21/16 Industria, mecánica, electricidad y electrónica

No se concibe la construcción o el mantenimiento de un edificio sin la actuación de un profesional de la electricidad. Y es que la labor de un electricista es clave en sectores como la construcción. Pero aunque solo tengamos la visión de que este técnico es el profesional que realiza trabajos relacionados con la electricidad en general, el campo de actuación que abarca es mucho mayor: quienes se ocupan de las redes de alta tensión, los profesionales de las instalaciones en viviendas, oficinas y locales comerciales, los electricistas encargados de tareas de instalación y mantenimiento de alumbrados y los que llevan a cabo tareas de reparación de averías en maquinaria, herramientas e, incluso, electrodomésticos.

Electricista

Por tanto, podemos anticipar ya que si se cuenta con la formación necesaria y las certificaciones correspondientes, el electricista puede desempeñar sus tareas tanto en instalaciones de baja tensión como en instalaciones de alta tensión. Y encargarse desde un enchufe hasta del mantenimiento y la reparación de los paneles industriales. Tareas o trabajos son de diverso tipo: reparación de motores, temporizadores, conexiones, transformadores, manipulación de tuberías eléctricas, etc.

Descarga la GUÍA GRATUITA sobre cómo desarrollar tu carrera profesional 

El perfil del electricista y las competencias requeridas

Sin lugar a dudas, es indispensable contar primero con conocimientos técnicos y prácticos. Y para ello puede accederse, a través de la Formación Profesional, a diversos títulos encuadrados en la familia profesional de Electricidad y Electrónica.

Esta rama de la electricidad y la electrónica contempla la electricidad como actividad productiva que conlleva ocupaciones relacionadas con las redes de distribución y transporte de energía eléctrica, los centros de transformación y las instalaciones eléctricas en edificios e industrias en general. Sin embargo, también es una familia que acoge las ramas de la electrónica y las telecomunicaciones, profesiones también relacionadas.

En definitiva, estamos hablando de un oficio que desarrolla como competencias generales la capacidad para garantizar el funcionamiento de las instalaciones eléctricas, los equipos y los accesorios, cumpliendo la normativa en vigor, las especificaciones técnicas y los protocolos de prevención de riesgos profesionales y de medio ambiente. Y habilidades para trabajar con herramientas y equipos de diagnóstico, montaje y reparación eléctrica.

Asimismo, es importante tener en cuenta que la formación del electricista puede llegar a complementarse a nivel de universidad con el Grado de Ingeniería Eléctrica, que capacita para los perfiles básicos siguientes: diseño y ejecución de proyectos de instalaciones eléctricas, supervisión de centrales, redes y plantas industriales, ingeniería de mantenimiento y medida y ensayo y certificación de equipos y componentes eléctricos.

 

Salidas profesionales y profesiones relacionadas

Podemos considerar que la formación básica para el oficio de electricista viene dada por la titulación de Técnico de instalaciones eléctricas y automáticas. Un Ciclo Formativo de Grado Medio que capacita para trabajar en el montaje y el mantenimiento de las infraestructuras en edificios, máquinas eléctricas, sistemas automatizados, instalaciones de baja tensión y sistemas domóticos. De ahí que las salidas profesionales sean del tipo siguiente:

  • Instalador-mantenedor electricista en general, de sistemas domóticos, antenas o instalaciones telefónicas.
  • Electricista de construcción, industrial o de mantenimiento.
  • Instalador de telecomunicaciones en edificios de viviendas.
  • Montador de instalaciones de energía solar fotovoltaica.

Sin embargo, el Técnico Superior en Sistemas Electrotécnicos y Automatizados amplía las capacidades a la gestión y supervisión de las funciones de montaje y mantenimiento de las instalaciones eléctricas y los sistemas domóticos, e incluye  la eficiencia energética, las telecomunicaciones y las redes y sistemas automatizados para ampliar las salidas profesionales a campos como las antenas y telefonía y la gestión domótica y energética.

En cuanto a la evolución del mercado de trabajo en esta profesión, observamos que las contrataciones se han duplicado en los últimos 4 años. Y que entre las más demandadas, el técnico electricista en general y los electricistas de la construcción y afines presentan una tendencia creciente importante.

Pero independientemente de todo lo anterior, es importante que conozcas la necesidad de obtener un Certificado de Cualificación Individual en Baja Tensión. Un documento por el que la Administración te reconoce la capacidad para desempeñar actividades de las categorías que indica el Reglamento Electrotécnico para Baja Tensión (REBT), el Real Decreto 842/2002, de 2 de agosto, por el que se aprueba el Reglamento electrotécnico para baja tensión, y que puedes solicitar si dispones de titulación en Formación Profesional, si tienes reconocidas competencias profesionales por tu experiencia en el ámbito de la electricidad o si cuentas con un título universitario donde hayas cursado materias que son objeto de este REBT.

Ten en cuenta que tienes que contar con esta certificación para poder ejercer como electricista en cualquiera de las dos categorías siguientes: básica (para realizar, mantener y reparar instalaciones eléctricas en general) y especialista (para instaladores y empresas instaladoras que pueden abarcar sistemas de automatización, de control distribuido, trabajos en áreas o líneas subterráneas, trabajos en locales con riesgos de incendio o explosión, etc.).

Guía gratuita: Claves para desarrollar la carrera profesional