Educaweb

Dinámicas de trabajo en equipo

04/13/15 Desarrollar la carrera profesional
Las dinámicas de trabajo en equipo se aplican a diversos campos, como la integración familiar, la educación o la psicoterapia de grupo, pero en este caso vamos a centrarnos en su aplicación dentro de las organizaciones laborales. 

Las ventajas de poner en marcha dinámicas de trabajo en equipo en el ámbito profesional son numerosas.

Si estás interesado en este tema, también te recomendamos esta guía gratuita "Claves para desarrollar la carrera profesional" que puedes descargarte de forma gratuita:
Descarga la GUÍA GRATUITA sobre cómo desarrollar tu carrera profesional

En primer lugar, entendemos las dinámicas de trabajo en equipo como aquellas actividades diseñadas para destacar la importancia de trabajar en grupo, en las que cada uno de los participantes aporta sus habilidades y se aprovechan las fortalezas de cada uno para lograr un objetivo o meta final.

Las ventajas de poner en marcha dinámicas de trabajo en equipo en el ámbito profesional son varias:
  • Favorecen la comunicación interna entre los empleados.

  • Facilitan un mayor conocimiento entre los participantes.

  • Aumentan la motivación y la creatividad al mismo tiempo que mejoran el clima laboral.

  • Integran en la colectividad a personas con tendencia a aislarse, ya sea por timidez, falta de habilidades comunicativas u otros.

  • Ayudan a diferenciar los roles que asume cada persona, como el de líder, el de portavoz, el llamado de ‘chivo expiatorio’ y el de saboteador. 
Realizar una dinámica con éxito depende de varios factores. Para controlarlos en la medida de lo posible, conviene realizar una planificación exhaustiva que consiste en:
  • Escoger una dinámica acorde con nuestros objetivos.

  • Elegir un número de personas ni demasiado grande ni demasiado pequeño y siempre en función de la dinámica que elijamos.

  • Decidir si ordenar a las personas en cada grupo ofreciendo roles concretos o preferimos que los roles se atribuyan de manera espontánea en cada grupo.
Antes de la puesta en marcha de la dinámica, hay que informar sobre cuáles son sus normas y resolver todas las dudas que puedan surgir. Es clave moderar en caso de disputas o malos entendidos. Para extraer conclusiones, hay que observar la dinámica con detalle, tomar notas e incluso, si hay consentimiento por parte de los participantes, grabarla para después estudiarla con detenimiento. Eso permitirá realizar un seguimiento de los resultados y sacar conclusiones.

Las dinámicas de trabajo en equipo permiten que afloren fortalezas y debilidades del grupo que no parecen tan evidentes a primera vista. Por ejemplo, si reproducimos un caso de atención a un cliente que se queja por el servicio recibido, dando a cada miembro del equipo un rol, comprobaremos que pueden surgir errores de comunicación o de interpretación entre los participantes. Reflexionar en común sobre qué se podía haber hecho de otra forma sienta las bases.

Las dinámicas de trabajo en equipo sirven también para extraer conclusiones positivas y estimulantes. Lo ideal es que los participantes sean capaces de detectar qué es lo que han hecho mejor. Si no ocurre, el responsable de la dinámica debe hacerlo ver.

Conocer otros puntos de vista por medio del diálogo repercute en el buen ambiente de trabajo y refuerza al grupo, ya que enseña que la comunicación, la discusión sosegada, saber escuchar a los demás y aceptar el resto de opiniones beneficia al conjunto.

En ambientes laborales de mucha competencia, las dinámicas de trabajo en equipo ayudan a establecer lazos de cooperación entre los empleados, a compartir esfuerzos por un bien común y a reemplazar malos hábitos por otros más constructivos.

 
Posts relacionados:

Para saber más sobre este tema también puedes descargar nuestra guía gratuita "Claves para desarrollar la carrera profesional":

New Call-to-action