Educaweb

Claves sobre cómo actuar antes y después de una entrevista de trabajo

10/26/15 Tener un buen perfil

Si tienes concertada una entrevista de trabajo, ya has superado el primer escollo. Has logrado que tu currículum destaque entre la montaña de propuestas que se acumulan ante una oferta de empleo. Has conseguido captar la atención de los responsables de selección con tu formación y trayectoria laboral.  

Cómo actuar antes y después de una entrevista

Para que tu candidatura sea lo más completa posible, te damos consejos sobre cómo conseguir un buen perfil profesional en esta guía:

Descarga la GUÍA GRATUITA sobre cómo conseguir un buen perfil profesional

 

Ahora te enfrentas al siguiente reto: demostrar cara a cara que eres la persona adecuada para ocupar el puesto de trabajo. La entrevista personal es una manera de evaluar si el candidato cuenta realmente con las habilidades y capacidades que se buscan. Por tanto, no puedes dejar nada al azar. Salir victorioso de un proceso de selección requiere preparar la entrevista y realizar un seguimiento después de ella.

 

Antes de la entrevista

Cuando decides presentar tu candidatura a una oferta de empleo inicias un proceso al que debes prestar la máxima atención. Conviene tener anotado y siempre cerca un listado con las ofertas a las que te has presentado, las compañías a las que pertenecen y, si se sabe, a quién has dirigido tu currículum. De esta manera, cuando suene el teléfono para concertar una entrevista personal, identificarás rápidamente qué firma es y para qué puesto era la vacante. Esto causará una primera buena impresión a los responsables de selección que verán que estás interesado y pendiente de la oferta.  

Una vez cerrada la cita para veros en persona debes prepárate para esos 30 ó 45 minutos que pueden ser decisivos para alzarte con el puesto de trabajo.

  • Infórmate sobre la empresa. Aunque para responder a su oferta de empleo ya te habrás informado sobre la compañía, ahora debes documentarte en profundidad. Averigua cuál es su filosofía de trabajo, su historia y política laboral, el organigrama, sus clientes, los proyectos en los que están inmersos o sus planes de expansión. Si conoces el nombre de la persona que te va a entrevistar, también debes averiguar todo lo que puedas sobre ella. La prensa, internet y las redes sociales son algunos de los medios donde puedes buscar información.
  • Apréndete tu currículum. Repasa todo lo que contiene el documento. Fallar en las fechas, el nombre los títulos académicos o los puestos y funciones desempeñadas causa mala impresión.
  • Respuestas a preguntas comprometidas. Durante la entrevista te plantearán algunas cuestiones que pueden resultar incómodas o comprometidas. Hacer un listado con algunas de ellas y meditarlas con antelación resulta de gran ayuda para dar una respuesta adecuada. Los temas más habituales suelen estar relacionados comportamiento en la empresa, convivencia con compañeros y jefes, toma de decisiones, resolución de conflictos o cómo se actúa ante los errores. También puede preguntarte por tus puntos fuertes y puntos débiles o incluso preguntas más personales relacionadas con tus aficiones.
  • Revisa tu presencia en la red. Para que tus fotos y comentarios en las redes sociales y profesionales no te perjudiquen, presta mucha atención a qué subes y revísalo todo, también lo que pueden colgar sobre ti tus amigos o familiares.
  • Ensaya y prepara tu atuendo. Para estar más seguro en el momento de la entrevista ensaya en voz alta tu saludo, presentación o descripción de tus intereses y motivaciones. También prepara con antelación qué vas a llevar puesto y calcula bien el tiempo que necesitas para no llegar tarde al lugar de la entrevista.

 

Después de la entrevista

Salir de la entrevista de trabajo no quiere decir que ya esté todo hecho y te puedas relajar. En los procesos de selección se entrevistan a muchos candidatos y una buena actitud posterior puede inclinar la balanza a tu favor.

  • Cuando llegues a casa repasa la entrevista, toma nota de lo que te ha llamado la atención, de las cuestiones que te han resultado más difíciles de responder. Reflexiona sobre tu comportamiento y actuación y anota aspectos que debes mejorar para otras ocasiones.
  • Pasados uno o dos días envía una nota de agradecimiento por la oportunidad que te han brindado. Puedes incluir unas breves pinceladas sobre la entrevista, tus intereses y expectativas.
  • Si antes de salir de la entrevista tu interlocutor te dio su tarjeta, contacta con él a través de las redes profesionales y sociales. Es una forma de recordarle quién eres y cuáles son tus inquietudes.
  • Si está cerca el plazo en el que te iban a dar una contestación, puedes enviar una carta o mail para averiguar cómo va el proceso. Este seguimiento puede actuar de recordatorio sobre tus aptitudes para el puesto de trabajo.
  • Permanece localizable. Mantén el teléfono siempre cerca y, en el caso de no poder responder, llama rápidamente de vuelta. Ten preparada una respuesta tanto para un sí o una petición de una segunda entrevista como para un descarte de tu candidatura. Sé siempre cortés y deja la puerta abierta para otras ocasiones.

En el siguient epost te dejamos las principales características a tener en cuenta para tener éxito en una entrevista de trabajo.

Y no olvides que uno de los aspectos esenciales para optar a un puesto de trabajo es la formación. Aquí puedes consultar todos los cursos que se ofertan de tu temática favorita.

 

Posts relacionados:

  Guía gratuita: Cómo conseguir un buen perfil profesional