Educaweb

5 consejos para aprovechar tu estancia en el extranjero

12/22/15 Estudiar y trabajar en el extranjero

Mucho se ha hablado ya de lo importante que es pasar una temporada en el extranjero. Tanto a nivel personal como profesional, las estancias en otros países reportan muchas beneficios. De hecho, la amplia variedad de destinos y becas facilita el acceso a este tipo de experiencias. Tanto es así, que una beca Erasmus o similar no luce tan bien como antes en el currículum. En muchos casos, hasta pasa desapercibida.

Los candidatos a un puesto de trabajo tienen que volver a encontrar esa ventaja competitiva que les permita destacar sobre el resto. Los programas de movilidad siguen siendo clave para el desarrollo de las personas, pero hay que buscar la opción que mejor se adapte a nuestras aspiraciones profesionales.

Estancia en el extranjero Ruta BBVA

Lo más importante es tener en mente cuál es el objetivo que perseguimos. Estos son algunos consejos que pueden ayudarte a encontrar el programa en el extranjero que mejor se adapte a tus necesidades.

 

1. El idioma

La mejor manera de aprender o ganar fluidez en un idioma es integrarlo en tu día a día. Todo en tu rutina debe hacerse en la lengua que esperas dominar.

Por eso, si lo que buscas es aprender un idioma nuevo, escoge el que demande tu sector de especialización. En muchas empresas, el portugués, el francés o el chino puede estar mejor valorado que el inglés.

Si, al contrario, quieres perfeccionar un idioma que ya tienes, busca un destino que realmente te proporcione esa oportunidad. Aunque el inglés se hable en (casi) todas partes, para mejorarlo, a lo mejor lo más conveniente sea viajar al Reino Unido o a América del Norte.

 

2. Atrévete a salir de tu zona de confort

No escojas un destino por proximidad o por similitud cultural. Tampoco le tengas miedo a viajar solo. Allá donde vayas, encontrarás a personas en tu misma situación en las que podrás apoyarte. Busca una residencia o compañeros de piso de otros lugares y verás que la única distancia que os separa es la que exista entre los dos países.

Todos hemos pasado alguna vez por una situación igual o similar, como puede ser el primer día de clase o un nuevo trabajo. Pero nuestra capacidad de adaptación es la que nos hace humanos. Busca un destino que desafíe a tus miedos, ahí está la verdadera experiencia de vida.

 

3. Busca una experiencia nueva, no la continuación de lo que ya has vivido

No te vayas al extranjero para estudiar o trabajar en lo mismo. Se trata de ser original, de buscar algo nuevo que complete lo que has adquirido en tu propio país. Por ejemplo, si en España estudias periodismo, abre un nuevo frente en ese campo. Busca aquello que tu universidad o empresa no te ofrezca. Esa será tu ventaja competitiva. Cursar una carrera en dos países distintos no tiene nada de especial si no existe ninguna otra diferencia más que el idioma.

 

4. Conoce al mayor número de gente posible

No se trata de ser amigo de todo el mundo pero sí de conocer y de hablar con el mayor número de gente posible. Aprenderás mucho de personas de otros países y culturas, además de descubrir cómo se hacen las cosas en el extranjero. Todo ello enriquecerá tu experiencia laboral y podría ser tu ventaja competitiva frente a otros candidatos. Practica el networking pero recuerda que tú también tienes que poder aportar algo a esa nueva relación laboral.

 

5. Aprovecha para viajar

Una de las mejores cosas de irse fuera es poder viajar. Parece que ya que has conseguido salir de tu país, lo propio es seguir viendo mundo. Las universidades suelen organizar viajes en grupo para los estudiantes de intercambio. Sin embargo, muchas veces son los destinos turísticos típicos de la ciudad o país. Únete a esas excursiones pero no dudes en buscar alternativas. Incluso, aúna fuerzas para viajar solo. Te sorprenderá la cantidad de gente que escoge esta opción y, de hecho, acabarás formando grupo con personas en tu misma situación.

 

Como ves, las opciones son infinitas: cualquier punto del planeta puede ser un buen destino si lo escoges con criterio. Convierte el tiempo que pases fuera en una aventura irrepetible. De hecho, ve un paso más lejos. No viajes solo por ti: hazlo también por los demás. Existen becas que además de ofrecer una experiencia de desarrollo personal, también generan un impacto social. La Ruta BBVA, por ejemplo, es una muy buena opción. Esta experiencia fomenta la educación en valores y el intercambio cultural. Es una forma diferente de viajar que combina la aventura y el compromiso social.

Las empresas de hoy buscan a personas conscientes de que los modelos de negocio actuales pasan por proyectos de responsabilidad corporativa y de sostenibilidad. La faceta más humana del sector empresarial concede a los candidatos de hoy una ventaja competitiva infalible: ser conscientes de los cambios que pide el planeta y la responsabilidad que eso conlleva.

Por Ruta BBVA

Guía gratuita sobre becas y cursos gratuitos