Educaweb

Azafata de vuelo, seguridad y confort en los aviones

09/23/15 Hostelería, turismo y restauración

Los auxiliares de vuelo, también conocidos como azafatas/os de vuelo o Tripulantes de Cabinas de Pasajeros (TCP) tienen una triple función en el contexto de los vuelos aéreos: velar por la seguridad, el cuidado y el bienestar de los pasajeros y de la tripulación.

Cómo ser azafata de vuelo

No te pierdas esta guía para saber cómo conseguir la felicidad laboral:

Descarga la GUÍA GRATUITA sobre los beneficios de un trabajo a tu medida

 

Lo más importante es la seguridad

Los auxiliares de vuelo son los principales responsables de la seguridad dentro del avión, por este motivo llevan a cabo inspecciones antes, durante y después del trayecto aéreo. Además, están preparados para resolver situaciones de emergencia e indicar a los pasajeros las normas básicas de seguridad y actuación ante algún accidente o incidente.

La tarea principal de estos profesionales es, por lo tanto, la de garantizar que se cumplan la totalidad de los procedimientos de seguridad en el avión, no solamente en situaciones normales de vuelo, sino también cuando se produce una emergencia.

 

Otras funciones

Siempre con el objetivo de asegurar el bienestar y seguridad de los pasajeros, estos profesionales realizan, entre otras, las siguientes tareas:

  • Recibir a los pasajeros y resolver sus dudas y sugerencias.
  • Proporcionales comidas, bebidas o cualquier otra cosa que precisen.
  • Ayudarles a guardar el equipaje de mano.
  • Asegurarse de que la aeronave está limpia y libre de paquetes u otros obstáculos que pudiesen suponer algún peligro durante el vuelo.
  • Cuidar especialmente a niños u otros pasajeros que por sus características necesiten atenciones especiales.
  • Atender cualquier necesidad sobrevenida que puedan tener los pasajeros durante el vuelo.

 

Perfil profesional y competencias

  • La única formación académica reglada imprescindible es el certificado de ESO o equivalente (BUP o FP).
  • Es preciso tener una presencia física correcta y según la compañía para la que trabajes te pueden exigir una altura mínima, que suele ser de 1,57 metros para las mujeres y 1,68 en el caso de los hombres.
  • A nivel de idiomas, suelen exigirse unos conocimientos básicos de inglés aeronáutico.
  • Nociones de natación: normalmente se exige recorrer 100 metros en un tiempo máximo de dos minutos y medio.

El nivel competencial de las personas que aspiran a ejercer esta profesión es el siguiente:

  • Buenas habilidades sociales y comunicativas: facilidad para tratar con el público de forma amigable y dando sensación de seguridad.
  • Empatía y habilidades psicológicas para poder resolver de la forma más idónea posibles situaciones de emergencia o actitudes inapropiadas por parte de algunos pasajeros.
  • Capacidad para seguir exhaustivamente protocolos de seguridad y procedimientos establecidos.
  • Buen estado físico para poder aguantar sin dificultad muchas horas de vuelo y permanecer mucho tiempo de pie.
  • Facilidad para los idiomas.

 

Titulación

Para ejercer esta profesión es necesaria la obtención de un título oficial de Tripulante de Cabina de Pasajeros (TCP) en algún centro homologado por el Ministerio de Fomento. Este curso combina teórica y práctica y en el mismo se adquieren conocimientos tan diversos como: información básica de aviación y meteorología, normativas, primeros auxilios, emergencia, supervivencia o factores humanos.

 

Perspectivas laborales

La proliferación de más líneas aéreas, cada vez con un mayor número de rutas y vuelos, hacen que las perspectivas laborales de esta profesión sean muy halagüeñas, con un índice de colocación muy altos entre las personas que acreditan la titulación homologada.

 

Posts relacionados:

 

Guía gratuita: En busca de la felicidad laboral